La Historia de Amanda

Primera Imagen: Las cadenas. Por Eva S. G.

La Historia de Amanda  Primera Imagen: Las cadenas.

Como supe de la existencia de Amanda, te he hablado mucho sobre ella, ha robado casi toda mi atención en los últimos días.

Llevábamos casi un año con la fundación buscando la oportunidad para entrar a trabajar con este proyecto, y el permiso del comando general carcelario para mujeres.  Si logramos poder trabajar en el comando, con la división de rehabilitación y reinserción de mujeres para la vida domestica, seria fabuloso.   Pero ya sabes como es la burocracia en este país, es tan enorme como la abundancia de su paisaje y tan alta como los picos de los andes.   Por el momento tenemos permiso de trabajar con las condenadas en aislamiento, las presas de difícil carácter y en control de comportamiento, casi todas comparten la misma categoría en la clasificación de la prisión: Aislamiento por inestabilidad de carácter, peligrosas para la seguridad pública y limitadas para la normalización o reinserción.

El núcleo, son pabellones oscuros, húmedos y todos están ubicados en las antiguas instalaciones del reformatorio femenino; son muros, celdas, e instalaciones sanitarias muy precarias y extremadamente viejas.   El pabellón esta rodeado por un muro adicional de seguridad que lo separa del nuevo centro, pero como todo fue construido alrededor del edificio viejo, termina siendo el núcleo de todo el complejo carcelario, sin embargo, te puedo decir que esta bien aislado.  Nada de lo que pasa en el pabellón de aislamiento, se escucha en los muros administrativos, ni mucho menos en las otras celdas del nuevo edificio y menos aun en el nuevo centro de entrenamiento, el cual pertenece a la comisión de reinserción y rehabilitación.  Lo que pasa en el pabellón del centro, muere ahí, y no sale de ahí.

Nos asignaron las celdas 013, 014, 016, y 000, era mi primer día de trabajo y las reclusas recibirían nuestra visita con la compañía de guardas, la idea era explicarles el trabajo y en grupos de a dos, en la sala de comer que hay en el pabellón practicar la meditación con el grupo pequeño que aceptara.  Ellas recibirían ropa nueva y los alimentos que nosotros llevábamos, mas la ventaja de salir de su aislamiento por un par de horas, todo a cambio del buen comportamiento.   La primera jornada fue bien, aceptaron colaborar por la idea de estar fuera de la celda, respirar e intentar la técnica fue bien, para mi ese día fue el inicio de un reto, y fue un excelente día.

Después de varias de semanas rutinarias y buen trabajo, una de las reclusas no asistió, estaba enferma y nos pidieron hacer un practica de meditación con ella en la celda.  Era la primera vez que caminaba más allá de la sala de comer, y me internaba verdaderamente en los pabellones, en el núcleo de aislamiento.  Lo primero que me impactó fue el hedor a moho mezclado con olores de alcantarilla, se escuchan goteras y fugas de agua que ruedan por las paredes, tuberías viejas y dañadas que nunca serán reparadas.  Alguna que otra rata pasa corriendo, para esconderse o para ver si las visitas dejan caer algo de comida.    Cuando llegamos a la celda, María estaba realmente pálida, casi no podía hablar, se ponía la mano en el pecho, los labios los tenia azules, los dedos también, no tenia que ser una experta en medicina para saber que la mujer estaba muriendo.  Me miro a los ojos y me dijo:  Sólo quiero que hagas ese ejercicio de respirar conmigo, hasta que logre ir dejando de respirar con calma… Ya por fin he encontrado mi camino a la libertad, no saldré, pero quiero morir sabiendo que puedo ser libre.  Me senté a su lado en posición de loto y empecé a hacer los canticos en pali que he aprendido, y ella poco a poco se iba apagando.  Su respiración cada vez mas espaciada y cada vez mas corta, cada vez mas superficial, se iba deteniendo y era casi imperceptible.   En un ultimo instante abrió los ojos y me miro, con la voz frágil y quebrada, hablando con ahogo, me dijo “Amanda es quien debe liberarse antes de morir, encuéntrela y dígale que se libere, ella es un ángel, pero no lo sabe, encuéntrela antes de que muera atada.”   Los guardas le dijeron que se callara de un grito.  Ella cerro los ojos, y solo murmuraba Amanda, y así dejo de respirar y de murmurar.

Los guardas me agradecieron por la ayuda, y por mi absoluto silencio.  Si queríamos continuar con nuestro proyecto, era claro entender y practicar esto: lo que pasa en el núcleo, se queda en el núcleo, lo que muere en el núcleo nunca existió y no merece ser recordado.

Pasaron algunas semanas, nuestra misión principal era enseñarles a meditar a estas mujeres, y nos estaban permitiendo hacerlo.  Un día los gritos de dolor que venían por el pasillo, era muy perceptibles, los guardas se levantaron y corrieron hacia los pabellones y las celdas.  La guardia murmuraba, los escuchaba decir – Es la puta perra rabiosa que se alboroto y hoy decidió ahorcarse con sus cadenas -.    Tanto los guardias como las guardianas se veían tan angustiados, sus palabras eran despectivas hacia esa persona, pero al mismo tiempo parecía muy importante que no se suicidara.  Parecía muy importante que estuviera y se mantuviera viva.

Detuvimos la meditación, y procedieron a encerrar a todo el mundo en la sala de comer.  Entonces abrí los ojos y mire a Guardia García a los ojos, en mi mente me preguntaba ¿como puedo ayudarlo?   Creo que mi mirada fue suficiente para comunicarnos, el me miro de frente a los ojos, y alzando la voz me dijo – oye tú cabecita rapada, ¿Cómo lo vez para lidiar con una puta loca alterada y calmarla a punta de canticos? -.

Me puse de pie y en silencio me acerqué a García y mirándolo a los ojos le respondí – siempre hay que intentarlo, es parte de observar la rabia y la locura, como todo no duran para siempre, todo cambia -.

Me tomo de la mano y me guio a paso muy rápido por los pabellones, hasta llegar a la celda 9.  Estaba gritando, como si fuera un aullido de un perro herido, las palabras que se mezclaban con el aullido decían – Perros malparidos, cobardes hijueputas, saben que muerta les daría más problemas, ni siquiera tienen las huevas para pegarme un tiro y acabar con este circo -.    Puedo decir que en sus palabras había algo de verdad, porque incluso García olía a miedo.     Entramos a la celda, García me cubrió dejándome detrás de su espalda, ella estaba allí, de pie sobre unos colchones que habían en el piso, tenia marcas en sus brazos, y lesiones en el cuello, estaba sangrando por algunas de las heridas pequeñas que tenia en el cuello, tenia en las manos uno brazaletes de metal plateado que forraban sus muñecas, en cada brazalete tenia una cadena de aproximadamente 2 metros de longitud, que a su vez terminaba integrándose  a una placa central de metal en la pared.  Una de las cadenas estaba recubierta con un material que parecía ser silicona, la otra tenia gran parte del material roto y estaba descubierta, con pequeñas manchas de sangre.  Ella era aun amarrada tenia una presencia feroz, sus ojos irradiaban fuego, sentías como si te fuera a ametrallar, o estuvieras frente a un fusil, lo que esta mujer expelía era un intenso calor, un punzante espectro, el olor de la ira.   Se sentía su rabia por toda la habitación, se sentía emanar rabia de todo su cuerpo.

García le dio unos azotes para alejarla de nuestro camino, como los domadores hacen con los tigres.  Me mantuvo detrás de su espalda y en su tono de voz más alto le dijo – No te voy a dar el gusto de matarte zorra malparida, mi obligación con la patria y con el ministro es mantenerte viva, perra desgraciada.  Mientras de mi dependa, aunque tenga que ponerte tubos a las malas para meterte la comida entre las tripas, aunque tenga que ponerte yeso en las manos para que no puedas usarlas, lo que tenga que hacer para mantenerte viva, perra hija deputa.   No es cobardía lo que me impide pegarte un tiro en la cabeza, es lo que más quisiera en este momento, es mi honor lo que me lo impide. En cambio, te sigo manteniendo viva desgraciada, porque mientras estés viva, aquí encerrada y con tu boca callada entre estos muros, no le haces más daño a nadie, no contaminas con tus ideas desviadas a nadie.  Te contenemos como la peste que eres. Porque eso eres Amanda, por eso estas aquí, por poderosa, por ser asquerosamente hermosa, por desviada, por libertina y por que infectaste la mente de muchas y muchos.  Debemos proteger a Macando de gente como tu, porque son el inicio de la peste y la peste nunca debe, morir siendo una heroína.  Primero se olvidarán de ti y luego te dejaremos morir -.

Ese día conocí a Amanda, luego entendí porque era tan importante contar su historia antes que dejarla morir.  Incluso ayudarla a morir y contando su historia, vendría luego a tener mucho sentido.

Text By  Eva S. G.

 

 

 

#CARTAS A UNA #MADRE

Será que le cortan la lengua si pregunta, ó le da miedo hasta preguntar! Hello

Hola Mamá, estaba el otro día pensando en el tema de como el miedo nos paraliza y  a veces no sabemos en realidad porque procrastinamos, o porque le damos 20 vueltas a las cosas antes de avanzar en un proyecto.

Esa sensación de peso y de desespero en la mitad del pecho, cuando el cambio esta ahí enfrente de nosotros y sencillamente no sabemos que hacer con él y menos aún tenemos idea alguna de que hacer para avanzarlo.  En algunas ocasiones, ni lo pedimos, nos llego de sorpresa o nos lo tiraron encima.  Otras veces lo pedimos, hicimos acciones que nos conducieron a ese cambio, pero cuando esta enfrente … jodido que no estamos tan seguros si lo queriamos o no, cuando vemos el reto y la puerta abrirse.  Nos decimos a nosotros mismos “que miedito”  y “ahora que hago si esto sale mal o la jodo con toda”

Pasa y pasa mucho cuando hay cambio o cuando hay nuevos proyectos empezando.  Por eso quiero decirte que una forma de ayudarnos con el miedo es identificarlo, al mismo tiempo empezar a cuestionarnos o cuestionar ese miedo.

Es imaginarnos al miedo enfrente de nosotros como si fuera un elemento más de nuestra vida o una persona en la sala de la casa, luego sentamos al miedo, o le escribimos, le decimos nuestros planes.  En ese momento debemos ser claros en decirnos a nosotros mismos en voz alta, escribir para quien sea más fácil, hacer dibujos o representar de alguna manera.  Lo que sentimos en ese momento a medida que decimos lo que queremos hacer de nuestro nuevo proyecto, el cambio que se nos viene encima, el cambio que nos pide la vida que hagamos, o el cambio que nos esta obligando una circunstancia a hacer y tal vez el proyecto en el que estamos queriendo trabajar pero simplemente llevamos años procrastinando o retardando tomar acciones para hacerlo. Es importante describir lo que sentimos mientras lo expresamos.

He aprendido que cuando hay que enfrentarse al miedo, por el cambio o por otra circunstancia en la cual nuestra vida no corre un peligro real, ni la seguridad propia y ni  la de  nuestra familia.  Aclaro eso porque el miedo bajo una situación de violencia o amenaza es otra cosa, eso no lo toco en este texto.  Ese aprendizaje es que el miedo no esta protegiéndonos completamente, está siendo un generador de angustia y bloqueo.

El miedo como emoción en los procesos de cambio.

Hay un término en coaching que dice self-managment y es la capacidad de cada persona de autogestionar sus emociones.   Esto se debe tener en cuenta para el momento en que nos enfrentamos a un cambio en nuestra vida, o que nos disponemos a entrar en una zona para nosotros desconocida y a romper nuestra zona de comfort.

Porque hay muchas emociones que llegan junto con la noticia del cambio ó con la intención de iniciar un nuevo proyecto.  Ser capaz de gerenciar en nosotros mismos esas emociones y poder identificar cual es el miedo, en ese coctél emocional y como está contribuyendo a la forma en que nos sentimos.

Que parte del miedo es sana porque nos esta protegiendo la vida y nos aleja de agreciones o daño vital,  que parte del miedo es infundada por ideas del pasado, que parte del miedo es por creencias limitantes, que parte del miedo es dañino porque es temor al “coco” o “al monstruo imaginario debajo de la cama”, que evidencia real tiene ese miedo para mostrar, y especialmente a que espedificamente le tenemos miedo.

Cual es la estrategia para mover al miedo de bando y pasarlo a un lado de positivimo, que hacemos para no permitir que el miedo sea el que nos este paralizando, que acciones hay que tomar con nuestro propio miedo para evitar que sea un obstáculo o para que nos permita avanzar en el proceso de cambio, ó sea mayor la seguridad de iniciar nuestro proyecto.

Pero la pregunta más importante que aprendi de ti fue:  “Qué es lo más terrible que le va a pasar y lo más malo?  será que se va a morir acaso?  Mientras tenga vida y esté completa, no hay razones para no ir a mirar y al menos preguntar que puede hacer.  O si va y pregunta, será que le van a cortar la lengua?   O más bien le da miedo hasta hablar” .

Sí,  eso me decías y ahora que lo pienso, en realidad, en la mayoría de los casos,  el miedo paralizante por un cambio o un nuevo aprendizaje, no puede responder a esas preguntas.  Porque en la mayoria de los casos cuando nos agobiamos en emociones humanas por miedos paralizantes, si vamos a preguntar y cuestionarnos, no nos vamos a morir.    En la mayoría de los casos nos da miedo hasta preguntar.

He aprendido que merece la pena mirar las puertas que se pueden abrir, el cambio de forma positiva aunque no lo hubieramos pedido, abrazar nuestros proyectos y darle una mirada a la puerta de la oportunidad, y preguntarse que hay de bueno al otro lado.

 

 

#CARTAS A UNA #MADRE

La montaña rusa emocional, 10 días para defender el tigre.

Bueno… mamá, si te contara… los últimos días han sido todo un descubrimiento.  La vida es y sigue siendo altos y bajos, mejor dicho, aún no me bajo de la montaña rusa. La diferencia de cada vuelta es que voy aprendiendo a llevar la expectativa de las subidas y a gritar para desahogar en las bajadas, o llorando, o a carcajadas. Los días han ido más o menos así… he pasado de la emoción total y la ilusión… a literalmente imaginarme como puedo tener un arma en la mano para pegarle un tiro a el tigre y escribir una nota que diga, quédenseme tranquilos estaba muy cansada para continuar entrenándolo.

Barcelona, día 1 de subidón. Estoy casi al 60 % de mi libro, Encontrando tu elemento, vuelvo a el libro en cada bajón de motivación y en cada momento de duda, cuando tengo la nube negra encima y solo me llueve.   El libro logra ponerme en un foco positivo, me pone en plan… activo y todo es posible, mientras voy leyendo el libro me meto unos pajazos mentales , me voy escuchando a mi misma diciéndome… “voy a encontrar lo que quiero más puedo hacer realmente y voy a lograrlo en algo que me guste.  Esta situación de duda sobre mi futuro profesional con esta limitación visual no me va a paralizar, voy el camino al éxito.   Voy a utilizar este tiempo de desempleo para reinventarme”.   Me imagino la palabra así en neón destellante al fondo del teatro que dice: Me Re Inventé, soy la más.  Y así sigo con mi positivismo, espíritu soñador y voy haciendo los pajazos mentales… mientras voy leyendo el libro.  Que la verdad si alguien esta buscando meterse un subidón de psicología positiva, podemos recomendarle el libro.

Barcelona, día 2 de bajón.   Después de hablar con mi familia y mis amigos… sigue siendo el camino lógico lo de profesora de español y la certificación de profesora de ingles.    Pero no me siento tan motivada como ayer…  Me desperté con la duda clavada en mi cabeza, ¿Quiero invertir dinero en certificarme como profesora de español? ¿luego terminare haciendo un trabajo alimenticio y sintiéndome insatisfecha?   Uno de los ejercicios en el libro es escribir en un cuadro las cosa que harían que una se sienta más exitosa… después de hacer una lista y releerla, me doy cuenta de que la vida que estoy viviendo actualmente esta bien.  Como buena colombiana agradezco lo que tengo: salud, comida, vestido, un techo donde vivir, una pareja que me quiere además me trata bien (porque las colombianas pareciera que estamos tan familiarizadas al maltrato por ser mujer, que agradecemos lo contrario), tengo tiempo y tengo tra…  Pues llegamos al punto que hace falta, no tengo trabajo.  Como carajos voy a sentirme segura y exitosa si no tengo trabajo.  La vista de la realidad en frente de mi, me sube el frio, me tiembla todo, el miedo se apodera de mi y me manda en caída libre… No he podido conseguir trabajo, soy una perdedora.

Barcelona, día 3 de emputamiento.  Leyendo lo que había escrito ayer y haciendo los ejercicios del libro.  Ahí esta, para sentirme feliz y exitosa, el área a enfocarme ahora es buscarme un trabajo o algo que hacer… suena de lo más lógico ¿Verdad?   Listo lo de ser profesora me dará trabajo y con la limitación visual puedo trabajar en eso, mi papá es ciego y ha sido profesor toda la vida, pues yo también puedo.   Pero resulta que, aun así, buscando dentro de mi no logro que me salga bien imaginármelo.  Me quedo en el recuerdo de lo que no puedo hacer, sigo sin pasar la página… no puedo trabajar en lo que hacia antes… me sacaron de mi zona de confort… quiero utilizar el montón de experiencia laboral que tengo y además debo agregarle otro detalle, si soy sincera mamá, no quiero emplearme… no me veo dando clases de español…  No quiero trabajar para que otro abuse de mi necesidad, no quiero hacer lo que me dicen los demás… La sensación de calor en la cara aparece, me cuestiono porque lo estoy haciendo y me voy emputando.  La verdad es… lo único que quiero hacer por primera vez en la vida, permitirme hacer lo que me sale de los ovarios.  Quiero tener mi propio proyecto… Me tiemblan las manos y se infla el pecho solo de imaginar o escribir esa frase: Mi propio proyecto… que bien suena eso.  Eso es voy a defender esa idea, y empuño las manos y me lleno de energía, me palpita el corazón, me siento un rugir por dentro como si estuviera despertando una fiera dentro. Con el sentimiento de empute y de coraje, me digo a mi misma, Yo puedo.

Londres, día 4 de la normalidad al bajón.  Me despierto determinada a definir lo que quiero, decírmelo a mi misma y ponerme a trabajar en ello.  Tengo claro que ser ama de casa y house-wife no se me da mal porque yo me organizo mi tiempo, pero adicional voy a buscar un complemento para sentirme útil y trabajar en mi proyecto.   Según el libro es algo en común para todos los humanos, todos necesitamos sentirnos “a cargo de algo”, todos queremos “encontrar nuestra pasión”, el sueño de muchos es “trabajar en lo que me gusta” o “trabajar en lo mío”.  En psicología dicen que todos necesitamos algo llamado bienestar profesional (career well-being).  Yo no soy la única que en la vida a buscado hacer lo que le gusta y le sale de los ovarios, pero como muchas, me había sentido feliz con el hecho de tener un empleo… porque nos dicen: agradece que tienes trabajo… y no te quejes.  El bajón… ser empleado es mejor que estar desempleado, ni siquiera tienes un trabajo y no estas siendo agradecida.

Londres, Día 5 otro pajazo mental de subidón.  Sigo leyendo el libro, no he parado.  Estoy súper concentrada y juiciosamente haciendo cada uno de los ejercicios.  Una de las frases que se me queda del libro es “encontrar significancia es una fuerza motora para cada ser humano”. Los humanos necesitamos, sentir que aportamos porque somos seres sociales e intuitivamente buscamos sentirnos identificados, sentir que lo que hacemos va vinculado a algo más grande que nosotros mismos, nos gusta que nuestros actos estén vinculados a un propósito mayor.  Cada uno en la vida, ha necesitado darle un sentido, a todos nos gustaría sentir que estamos haciendo algo “importante” (al menos para nosotros mismos o nuestras familias).  El libro te pide hacer una lista de las causas con las cuales te identificas, te pide que listes de que forma podrías aportar a esas causas.  Yo muy aplicada hago la lista y así como la voy haciendo me van llegando ideas…. vuelvo a ese momento donde creo que me a iluminado el espíritu santo… y se me prendió el bombillo. Me digo a mi misma “Yo podría ayudar a mujeres que, como yo cuando tenia 20 y tantos, que quieren progresar en sus careras profesionales. Yo puedo enseñarles algo de lo que aprendí en a la universidad de la vida, en marketing, en ventas y de adaptación (vivir en el extranjero).  También podría aportarles mi experiencia de vida a mujeres que, como yo cuando tenia 30 y tantos, querían dar un cambio a sus vidas e iniciar procesos de desarrollo personal para alcanzar sus sueños.   Vuelvo y lo leo, me lo imagino… y que tremendo subidón. Porque lo veo en mi mente, en ese momento me lo creo y me digo que es posible.  El siguiente ejercicio del libro es un poco más realista, te pide hacer una lista de donde te encuentras en el ahora, debes poner un titulo a la historia, debes escribir donde quieres llegar, darle un nombre.  En ese momento… me quedo fría… me pasan varias cosas por la cabeza… lo de profesor de español no esta incluido…  La lista incluye palabras como: coach, voluntariado, blog, charlas, escribir… veo el papel, lo acaricio, me dejo sentir el calor que viene de mis más profundos deseos desde hace años, pero no me atrevo ni a leerlo en voz alta.

Londres, día 6 aferrarse a la silla antes de la caída libre.  Tengo una libreta de 200 hojas que llevo conmigo junto al libro.  La libreta ya va por la mitad, esta llena de texto, de dibujos, de ideas escritas a mano alzada y de pensamientos positivos.    Hay una pregunta en el libro que me deja pensando y la escribo grande en una sola hoja, ¿Cuándo te has sentido que has sido lo más sincera contigo misma?  Leo la pregunta en la libreta, una y otra vez, pareciera que me diera miedo responder.  Cambio de página y sigo leyendo…   Después de unas horas y mientras espero a que pase la tarde, vuelvo a leer la pregunta…  Escribo encima lo primero que me llega a la cabeza.  ¿Cuándo me he sentido que he sido lo más sincera conmigo misma?  Cuando me imagine un vida en pareja con mi esposo, cuando me convertí en “His Wife”. Si que joda mamá, tanto estudiar y tanta experiencia profesional para terminar de house-wife, pero gracias a Dios hay más en la respuesta y es larga.   También cuando trabajaba dando formación o entrenamiento a enfermeras y personal de salud; cuando hacia las formaciones creyendo sinceramente en el beneficio de las terapias que vendía la empresa; cuando trabajaba 12 horas diarias como enfermera y supervisando practicas a las ayudantes de enfermería; cuando te dije que estudiaría enfermería y no abogacía o medicina, y toda mi vida el momento más sincero que tengo conmigo misma por encima de los anteriores … es cuando estoy escribiendo.

Bogotá, día 7 subidón de pajazo mental.  Me despierto con la fiel convicción de terminar de leer el libro el día de hoy, tengo el tiempo porque estamos de visita en casa de parientes, hoy no tengo que cocinar, no hay deberes por hacer en casa, no hay gestiones por hacer y esta lloviendo.   El plan es película o juegos de mesa, la familia esta entretenida… me puedo escapar y seguir leyendo.   El libro tiene una pregunta que dice ¿Qué tipo de actividades te llenan el espíritu?, pide que relaciones esas actividades con las respuestas anteriores.   Luego observando todo junto y volviendo a leer lo que he escrito, me digo a mi misma… ya lo tengo claro.   Yo tengo una experiencia profesional valida y confió en las habilidades que tengo (profesional skills), tengo seguridad en lo que he aprendido en mas de 15 años trabajando con el sector salud, en ventas, en training y en marketing… pues voy a utilizar esa experiencia para trabajar ayudando a otras mujeres latinas jóvenes o adultas buscando crecimiento personal o profesional.  De alguna forma yo puedo ayudarles a ellas a descubrir su potencial o transformar su vida, podría estudiar coaching y me voy a dedicar a escribir historias que sirvan a ese objetivo, heroínas latinas.   Lo veo escrito en mi libreta, vuelvo y lo leo, se me enciende el corazón y me late a mil, me sube un calor por todo el cuerpo…  Mi misión en esta experiencia terrenal es cuidar, creo que una forma de hacerlo es cuidando nuestro bienestar como personas, hablando de crecimiento personal.  Esas mujeres que me recuerdan como era yo hace unos años, podrán tener la oportunidad de aprender y crecer como personas.   A mi me toco aprenderlo sola a punta de libro y salir del país me dio oportunidades, me curtió el cuero y gané confianza, yo puedo compartir lo que he aprendido.  ¿Y como se hace eso?… no tengo los recursos, no quiero estudiar una carrera de psicología, me acuerdo de que en las empresas donde yo trabajaba algunos de los ejecutivos tenían un “executive coach”.  Voy a google y hay comentarios de todo, me queda la pregunta…  ¿Y eso no es lo mismo que alguno vendedores de humo en las redes sociales?…

Bogotá, día 8 la sensación del vacío del bajón.  Me pregunta la familia… ¿Cómo va el tema de dar clases de español?  Y yo por mi parte evado la pregunta, de forma discreta hablo de los cursos de la academia cervantes, de el máster que da una universidad española y en fin…  excusándome en que por estas épocas todo el mundo esta pensando en navidades.   Luego vuelve el tema de las actividades el año entrante… que cuando nos mudamos, que donde viviremos y cada uno habla de sus planes, o de su trabajo.  Pues yo para no quedarme atrás digo “voy a seguir con mis clases de francés y voy a iniciar un workshop en escritura creativa, también hare un curso de coaching.”   Todo se pausa y luego silencio, me digo a mi misma “te hubieras callado la boca, ahora vendrán las preguntas”.   Efectivamente, me pregunta el curioso de la familia ¿y eso para qué lo haces?, ¿es parte de los requisitos para lo de ser profesora?   Siento que me sube el rojo pasión en las mejillas, la sangre que me hierve en ese momento, pero…  Saco la sonrisa forzada que hemos aprendido para disimular y contesto “No, es diferente.  Me rechazaron del curso de profesor y no he decidido aun si voy a invertir en eso otra vez”.  Pero el curioso es curioso y vuelve al ruedo preguntando, entonces lo de el curso de escritura ¿de qué va? ¿Es para aprender a escribir como los escritores de libros o novelas?   Y… a que no adivinas que respondí… “si, es para aprender habilidades de escritura, se pueden usar para escribir cuentos o novelas”.   Seguidamente escucho la voz del critico realista diciendo, pero ahora te va a dar por volverte escritor, como si fuera tan fácil escribir un libro y vender miles de copias para vivir de eso.  Además, hacer un curso de coaching es como calificarse para vender porros psicológicos en eso hay mucho charlatán, eso no es ser un profesional serio.    Ahora tengo el rojo pasión intenso en las mejillas, mi sangre paso el punto de ebullición, pero…. me trago el orgullo con saliva, respiro recordando que es invierno y el aire esta frio para que se me enfríe la sangre, me agarro las manos para evitar que se note las garras que siento salirme, que no se me note que le quiero rayar la cara.   Seguidamente, muevo la cabeza un poco de lado, con mis manos una contra la otra y los dedos entrelazados, dejo reposar mis muñecas en mis piernas, bajo los brazos en actitud relajada, respiro suave y despacio, miro el horizonte y contesto “mientras decido que hacer, ya me viene bien escribir mejor.  Y soñar no cuesta nada… escribir no es tan difícil todos lo hacemos, escribir para mi también es posible, mientras tanto aprendo algo nuevo y me sirve para lo de profesora”.     Veo la cara del público satisfecho con mi respuesta y todos asienten… si claro, si esta pensando en ser profesor, suena lógico.  Se quedan todos tan contentos y yo sonrió como si fuera una aprobación tácita, la cual no siento.   Mientras por dentro tengo el tigre que ruge la pura verdad…  Les hubiera gritado “Si, quiero escribir. Es lo único que quiero hacer en mi tiempo libre, quiero hacerlo mejor”.  Y ruge más fuerte dentro de mi… “No les voy a permitir que me quiten ese sueño, no voy a permitir que alguien me cuestione de nuevo, no voy a permitir que me desmotiven, nadie me va a impedir soñar en que puedo hacerlo bien y disfrutar haciéndolo”.  Por ahora me guardo el rugido, me guardo las garras, en silencio lo voy a seguir haciendo y les diré cualquier cosa para distraerlos.  Ese tigre es mi pasión hablando.

London día 9 Saco el miedo o mato el tigre.  El regreso no fue fácil, sigo con las ideas mezcladas en la cabeza.   Tengo ganas de mucho y no se como hacerlo, he invertido en estudiar francés, he invertido en un workshop de escritura creativa y estoy buscando los cursos de coaching.  El costo de los cursos de coaching… me pone a pensar, los comentarios online y la realidad de que en el gremio hay muchos vendedores de humo me pone a dudar.   Yo no quiero pasar por un charlatán mas, quiero ayudar de verdad y hacerlo de una forma seria o profesional.   El tiempo que voy a dedicar, los recursos de nuestros ahorros que voy a invertir… que pasa si invierto ese dinero y luego no salgo con nada.  No tengo ninguna seguridad de que podre hacer ningún salario o hacer ningún emprendimiento, no puedo tener ninguna seguridad de que si invierto estudiando eso voy a poder recuperar la inversión.   Que tal si no logro escribir nada bueno, que tal si no logro crear un espacio en el coaching para mi, que tal si solo caigo en el mismo tazo con los charlatanes y los vendedores de humo… Yo no puedo darme el lujo de invertir el dinero de la familia sin pensar… yo no estoy trabajando y el dinero no sobra…  Que tal que mi familia tenga razón y no es seguro, el camino más sencillo es lo de dar clases y certificarme como profesor.   Que tal que mis peores miedos se vuelvan verdad que no sea buena para el tema y no lo haga bien, si no logro tener un mínimo de ingresos con que recuperar lo invertido en cursos.  Luego viene la imagen de mi perfil en LinkedIn … yo tenia una reputación y un perfil profesional, como lo voy a cambiar así, que dirán mis antiguos colegas y compañeros de trabajo.   En ese mismo instante que termino de ser consciente de lo que estoy diciendo, recapitulo para ver si de verdad soy yo la que esta hablando, si soy yo.    Al segundo después de pensar y analizar lo que dije, me sube el calor al cuerpo, se me enciende el rojo pasión y ruge el tigre que tengo adentro con unas ganas de salir y rugir libremente, me digo a mismas “hijueputa otra vez te estas dejando paralizar del puto miedo, te estas dejando llenar del temor y aterrar por la incertidumbre.  Los comentarios de los demás nunca van a venir a ser feliz por ti en la vida y nadie ahí afuera es totalmente feliz o facultado para juzgarte.   Te prometiste seguir tus sueños y cazar para conseguirlos; ahora tienes el miedo enfrente y estas matando el tigre.  Serás cobarde”.    No es cobardía, el miedo es un sentimiento básico que nos acompaña a los humanos, evolutivamente nos ha servido de mucho porque nos salva de ponernos en peligro, pero en aspectos creativos o en áreas de innovación el miedo también puede ser el peor consejero, porque congela todo intento de hacer las cosas distinto.   Tengo dos opciones; o alimento el miedo y le doy un arma para que acabe con esas ganas que tengo de hacer algo diferente y mate el tigre; o dejo ese tigre rugir, salir a cazar una oportunidad, afilarse las garras y le quito armas al miedo.   Ya calmada, apretó las manos… necesito escuchar ese rugir, necesito sentir esa pasión y nadie le disparará para callarlo.  El tigre se queda.

París, día 10 de subidón alistando para otra vuelta.  El último ejercicio del libro es escribir una carta hablando en tercera persona de ti mismo, de aquellas cosas que descubriste sobre ti mismo durante la lectura del libro.   Escribí con tantas ganas… me salió todo tan fluido, me dejé llevar por el sentimiento, me metí en el rol, me dejé creer realmente cada palabra positiva que estaba escribiendo, me sentía tan bien mientras imaginaba ese proyecto, mientras en mi cabeza lo imaginaba posible y luego detenidamente leí lo que había escrito.   Me gustaba cada palabra, me imaginaba a mi misma ejecutando cada acción y viviendo en el escenario de mi proyecto.  Deje que mi voz interior me hablara como en un susurro amoroso… “podría estudiar coaching para ayudar a mujeres adultas jóvenes a descubrir su potencial y transformarse en su mejor versión, voy a escribir … voy a trabajar con la asociación de ciegos y personas con discapacidad visual… voy a poner al servicio de esos dos grupos todo lo que aprendí antes de que mi vida cambiara.  Voy a leer todo lo que pueda mientras pueda.  En silencio, me acomodo bien en la silla del tren, pongo mis brazos alrededor de mi misma y me abrazo… se siente tan bien escuchar eso.   En ese mismo momento, me siento tan libre de decidir lo que quiero hacer con mi vida… no se que pasara mañana, pero ese sueño que me susurro, decidí que me lo quedo y lo disfruto.  Vuelvo a abrazarme siento una fuerza interior, escucho rugir al tigre y me digo… “disfrútalo, imagínalo posible… no le tengas miedo, que por soñar nadie nos cobra y mientras este vivo todo es posible”.

Así va la vida mamá, te haces una idea de como es la montaña rusa de emociones. Subidas y bajadas, pero quiero abrazar el tigre.  Tengo ganas de apasionarme con mi proyecto.

#CARTAS A UNA #MADRE · Libre y Revuelto

Que no se te da bien lo de los idiomas. ¡Joder! Pues yo me imagino siendo ¡políglota!

Me preguntas ¿cómo van las cosas?  Pero no se que responder… No lo sé mamá… Ni van bien, ni van mal…. Tranquila mamá, de salud estoy bien y estoy comiendo, no estoy pasando frio y estoy cómoda en casa, pero si estoy triste…  No te preocupes, no podrías arreglarlo si estuvieras aquí, así que no te afanes.  Lo que estoy viviendo hoy me lo curré yo solita… ¡Me lo trabajé con ganas!  Fui yo mismita quien escogió este camino, nadie me obligo.

¿Qué es lo que me pasa?   Pues que me toco bajarme de una nube… yo me había montado un cuento de que se me daba lo más de bien los idiomas… o tal vez quería creerlo con toda la gana.   Pero lo de vivir en otro país hablando una lengua extranjera hace que muestres realmente lo que sabes y de que este hecho…   Son muchos los retos… y hoy me parece que todos me quedaron grandes.    Alguien me dijo una vez, que mejor me dedicara a seguir aprendiendo Inglés porque se me daba más fácil que el Español, decidí abandonar mi espíritu de escritor y quemar todos mis textos porque resulto que “no tenia talento para escribir”, lo de esforzarme en esa área quedo enterrado y para las leyes de mi entorno… pasar mucho tiempo sentado leyendo fantasía era perder el tiempo.   Luego, estudié mucho y finalmente aprendí otro idioma, puedo decir que me defiendo bastante bien… y he tenido la experiencia de asistir a entrenamientos y trabajar en ambientes donde el inglés es requerido para hacer el trabajo.   Luego empecé a presentar exámenes y llegué a un buen nivel…  cuando llegue a este país estaba medianamente bien preparada para vivir el día a día, defenderme en las tareas cotidianas de la vida… Así que empecé a buscar trabajo en lo mío, en lo que sabia hacer cuando vivía en mi país y especialmente… en lo que tenia muchos años de experiencia y me pagaban bien.  Pero así mismo empezaron a llegar los obstáculos… Que necesitas tener un 7 en un “X” examen si quieres trabajar en aquello… que necesitas , que diga UK…  Que necesitas mejorar tus habilidades de escritura en Inglés… que necesitas cambiar tu hoja de vida… que necesitas dinero porque hay que estudiar este o aquel otro curso, o pagar este o aquel examen.   Y así como fui empezando a caminar por cada uno de los puntos, así se me han ido volviendo como las estaciones de un viacrucis.

Después de un tiempo las respuestas que he ido recogiendo unas buenas, otras regulares otras no se…  En resumen:

  • Presente el examen “X” tres veces, terca hasta que saque el 7 que necesitaba… pero luego tendría que pagar un dineral para homologar mi título universitario y adicional hacer un curso de 6 meses. Cuando estaba dispuesta a empezar a hacer lo del curso y todo eso, me llega la noticia de que cambiaremos de país, nos vamos mudar a otro con un idioma distinto.  Entonces para que me pongo a gastarme un dinero en un papel o un curso, que no va a servir en otro país.
  • Estaba buscando hacer lo de conducir para un trabajo en el cual ya tenia propuesta de contrato. Y que fui por lana y me mandaron trasquilada.  Después del examen de los ojos necesario para sacar la licencia de conducir me dicen: que no puedes conducir, que no tendrás licencia de conducir, que no podrás volver a conducir y encima me ponen encima a cargar diágnostico que se suponía no me tocaba heredar por ser mujer… pero me salio en la rifa y me afecta parcialmente las vistas.  Tome para que lleve me dijo la vida ese día, no le voy a dar lo que quiere, me dio otra cosa con que “entretenerme”.
  • Pero el único impedimento que tenia era conducir, pues pensé que para hacer el trabajo y firmar el contrato no era necesario conducir.  Finalmente yo seguía teniendo todas las habilidades requeridas y conocimiento, podía hacer el trabajo y utilizar transporte público o buscarme la vida para movilizarme.  Entonces mande un email diciendo eso.    Y me contestaron que era requerimiento “indispensable” para el puesto tener una licencia de conducir valida y propia del país, no les servía la extranjera.    ¡Uy! mamá, esa me dolió y ¡mucho!  Usted sabe todo el esfuerzo que he hecho yo desde antes por trabajar en eso.   Que lo hacia sin ser mi vocación, pero le metía ganas de hacerlo bien y que siempre di buenos resultados, como para que vengan a decirme que el malparido trabajo no se puede hacer sin un puto carro o sin conducir, cuando yo se que no es verdad.   Como si el montón de latas fuera un Transformer y llegara al hospital, para ser el optimus prime de los especialistas clínicos y vender todos los dispositivos médicos de la cuota.  Que idioma es ese, me dices, eso no es Español educado… si mamá, se llama Colombiano emputado.
  • Me pasé el trago amargo, me hice a la idea de que tenia que seguir buscando… En otra cosa, en algo que no necesitara manejar un carro para trabajar.   Pero se mezclo el rehacer la hoja de vida, el reinventarse, el repensar mi experiencia haciendo otra cosa, el preguntar me una y otra vez: ¿que más sabes hacer?  Y la más dura era: ¿en que otra cosa puedo trabajar? aceptando la … disminución en mi capacidad visual.  Si, hay que llamar las cosas por su nombre … La puta retinitis pigmentosa que me toco heredar como portador con sintomatología y ser el “caso raro”.    En parte por ella cada día hasta hoy me sigo preguntando… ¿Qué puedo hacer? y ¿En qué voy a trabajar con las habilidades que me tengo?
  • Entonces me volví a hacer la paja mental positiva, me digo que ya encontraremos algo. Escribí una lista de que habilidades adicionales a vender dispositivos médicos, consulté con amigos y familia…  Entonces llego la idea de volverse profesor, porque los idiomas se me dan bien.   Con esa idea sentí que ¡se me encendió el bombillo!  Y me dije a mi misma: aprovecha que estas en UK y que has estudiado tanto Ingles, de algo te tiene que servir ese 7 en el examen “X”, también puedes enseñar español y esos dos idiomas no se hablan en el país donde vas… tal vez eso te sirva para trabajar después de la mudanza.   Para resumirte el cuento, me rechazaron en el curso para profesor de inglés…  sin más y sin menos, que no tengo lo que buscan.   Que yo creía que era buena para los idiomas, pero parece que me cuesta mucho… que no me sale tan fácil como yo pensaba.
  • Luego una buena amiga intentando consolarme me dice: bueno aprovecha este tiempo y estudia francés… así vas aprendiendo antes de mudarte a Francia.  Mira que aprender un idioma siempre trae cosas buenas.  Yo miro a mi amiga, por dentro me escondo entre vergüenza de mi misma y admiración hacia ella, porque yo me agobio solo de imaginar como hace ella para manejar tres idiomas y estar estudiando Koreano.   Además, el francés se me hace complicado…  no se si es por la presión de cambiar de país, o por la obligación, o porque es un idioma en el cual me he sentido rechazada en el pasado, o si es porque tengo la nube negra encima, o porque no entiendo la belleza de esa lengua y su musicalidad…  no se por cual, pero se que me esta costando mucho.  Mi familia me dice para consolarme… pero no tengas miedo de irte a ese país, porque eres buena para los idiomas y aprendes rápido.  Que ellos y yo que creíamos que era buena para los idiomas, pero parece que me tengo que esforzar más de lo esperado y me esta costando sudor el tema.
  • Sigo en la busqueda de trabajo en UK, sin mucho exito.  Después de cada rechazo, de cada respuesta con un: No… Después de partir en pedacitos la frustración por los portazos anteriores, trato de deshacerme de la mala vibra y continuar con el positivismo.   Veo otras personas que han logrado cosas, voy y escucho a quienes han contado historias positivas de adaptación a vivir en el extranjero o matrimonios con extranjeros…  Escucho y no puedo estar más de acuerdo cuando dice Reymar Perdomo (la venezolana que nos ha tocado el corazón): “ser emigrante no es jodedera y el que diga lo contrario, que venga y lo diga desde afuera”.   Ver que no soy la única me consuela, ver que hay historias con finales felices me da esperanza y vuelvo a buscar la paja mental del positivismo…
  • Vuelvo a evaluar que puedo hacer con el inglés que sé, con el nivel que tengo, con la capacidad visual que tengo y con las muchas capacidades que tengo… pero ahora cuando me lo pregunto después de llorar toda la tarde… ya no sé. Me dice mi esposo con intención de consolarme: “sigamos buscando lo de ser profesora de español, eso te puede dar una solución una opción de trabajo, trata de empezarlo cuanto antes, no puedes ir mal en tu lengua materna”.   Yo asiento con la cabeza, en silencio, solo un suspiro suavecito y sonrío.  Pienso dentro de mi, el no se merece mis dudas y mis miedos en estos momentos cuando intenta ofrecerme esperanza, mostrarme su apoyo y su positivismo.   Pero dentro de mi una voz me dice y me repite las palabras de antes, cuando me dijeron que escribir en Español no era lo mío…  Ese recuerdo, cuando un profesor por zafarse fácil de mi, me dijo que mejor me dedicara a seguir aprendiendo Inglés porque se me daba más fácil que el Español.    ¡Ay! Mamá… En estos momentos recuerdo tanto cuando me decías, que mi problema era escribir y debía forzarme a escribir mejor cada día, que hablaba Inglés pero que no lo escribía, que tenia muchos vacíos que estudiará más y que empezara el curso de francés con tiempo, no fuera que un día lo necesitara.   De otro lado, mis amigos creían que eso de los idiomas se me daba bien, yo creía lo mismo, pero parece que la única que lo vio clarito fuiste tu, mamá… Porque sabias cuanto me había costado, cuanto me tengo que esforzar.

Al final del día, miro el libro que estoy leyendo con el cual me ayudo a hacerme las pajas mentales de positivísimo.  Lo agarro con toda la intención de sentarme otra vez y buscarle el lado positivo al situación, otro punto de vista, una respuesta a la pregunta ¿Qué puedo hacer?   ¿Dónde más busco?   Pero mis ojos se quedan fijos en el titulo:  Buscando tu elemento.  Pienso que si yo me preguntara a mi misma ¿cuál es mi elemento? ahora mismo diría: ser ama de casa, ser His Wife, o inventarme historias que le cuento a las matas en mi casa, o contarle a alguien todo lo que estoy sintiendo, o escribir para sacar todo lo que tengo adentro, para que no me ahogue, y que hacer pajas mentales me entretiene.

Mientras abro el libro… pienso en lo afortunada que es gente como el autor de este libro el Sr. Ken Robinson, porque hace lo que le gusta.  Pienso que hay personas afortunadas como: Liz Gilbert, o Depack Chopra, o Brené Brown, Gabrielle Bernstein, Seth Godin, Miguel Ruiz, incluso el ex cura Alberto Lineros… entre muchos otros escritores en temas de desarrollo personal.  Veo sus videos, sus libros, sus nombres… los admiro y los envidio,  piensos lo afortunados que son. Porque puede escribir lo que creen y hacerlo bien, publicarlo, ayudar a otros con eso y les pagan por eso.   En este libro (Buscando tu elemento) una de las preguntas es, ¿Qué habilidades admiras en otras personas porque consideras que tu no las tienes?…  Cuanto desearía ser lo suficientemente buena para escribir y lo suficiente para los idiomas, cuanto quisiera tener sus habilidades y hacer lo que hacen ellos…

Suspiro… y recuerdo las frases de mi esposo “… no puedes ir mal en tu lengua materna” y la respuesta de corazón seria: Mi amor si me sintiera lo suficientemente buena en mi lengua materna, me hubiera forzado a seguir escribiendo, si fuera lo bastante buena hubiera escrito una novela… porque imaginación para crear mundos ideales en mi mente me sobra.  Así como la nube con el cuento que me invente…  en el que es fácil lo de los idiomas y yo soy políglota… Yo me imagino un mundo donde trabajo escribiendo libros de desarrollo persona para latinas y doy charlas en TED talks.

La realidad es que aquí estoy, con mi mejor amigo Word, tratando de escribir porque me da la gana y me gusta… y no me importa si lo hago bien o mal. Es lo que me sale de los huevos hacer con mi tiempo libre.   Con el libro de gramática de las ingles en la mesa porque voy a volver a aplicar a lo de profesor… porque necesito que me digan que no mas de una vez.  Con el libro de actividades haciendo la tarea de francés, aunque sea por el amor que le tengo a mi esposo algo se me quedara y abriendo la pagina web del instituto cervantes para llenar la inscripcion al curso de profesor de español.  Aquí y ahora… ¡Me doy el derecho a soñar!

 

 

 

 

HISTORIAS CON EL CANCER

Cocido motivacional para reinventarse, menú el monomito.

“Nuestro trabajo no es negar la historia, sino desafiar el final para levantarnos más fuertes, reconocer nuestra historia y hacer retumbar la verdad hasta que lleguemos a un lugar donde pensemos: ¡Sí!  Esto es lo que pasó. Esta es mi verdad. Y voy a elegir cómo terminara esta historia “. Brené Brown, Rising Strong

Sabes mamá… en estos estos días he estado leyendo un libro sobre levantarse más fuerte, como sobreponerse a las dificultades, acerca de pasar por los momentos difíciles y la vulnerabilidad para luego continuar.  Con un mensaje de posibilidad en el duelo para salir fortalecido.    Después de reconocer y aceptar la realidad y empezar a adaptarme a tu ausencia, crear nuevas formas de recordarte y rituales para honrar tu memoria…  Eso es parte del proceso del duelo. Es casi como, uno inventar maneras de representar, expresar, vincular las memorias y mantenerse conectado con el recuerdo, la vibración de tu ser o los sentimientos positivos que teníamos.   Al pasar esa etapa, el dolor es mas llevadero… menos punzante, quemante, asfixiante…  y va cambiando.  Entiendes la melancolía diferenciándola de la depresión, das el paso a inventariar lo que queda.  Poco a poco vas encontrando fragmentos, de sueños, de ilusiones, promesas dichas… pedacitos que te recuerdan felicidades… con esas piezas re-construyes motivaciones para empezar de nuevo…  ¡Joder! Como si fuera fácil reinventarse.

Recuerdas que habíamos hablado de que adaptarse al cambio, significaba aceptar movimientos en el plano: emocional, físico y cognitivo, que de acuerdo a lo grande del cambio tras tu partida, en la misma proporción sería el reto de adaptación.   Pues continuando con esa idea de interiorizar los cambios y entender, de adaptarse, de encontrar un punto de partida y continuar. Y para responderme a la pregunta: ¿Qué quieres lograr en los días y meses venideros?   Pues… me puse a leer y a buscar una idea o esquema, ya sabes que me gusta eso de auto-terapiarme… además necesito dibujar mapas y esquemas… para poder responder aclararme o crear planes…

Siempre me dijiste que lo importante era tener claro un proyecto… me preguntabas: ¿Cuál es su objetivo? Y ¿Para donde es que va el barco?  Ponerle nombre, objetivos, pasos a seguir, identificar recursos y lo que se necesitaba para llegar…    Hacer un mapa de donde se parte y para donde se va … seguirlo mientras vas buscando los recursos que necesitas para cuando los consigas… no te hubieras perdido en medio del todo…  Siempre decías que el que no tiene claro su punto de partida y su destino, fácilmente se entretiene en el primer pueblo siguiendo una mariposa, o simplemente cambia de destino porque no sabia realmente donde quería llegar.   Por este nuevo comienzo para mi incluía hacer un mapa… y escoger una historia que quisiera seguir para continuar el viaje.

Y tu mamá estas en mi punto de partida como la motivación por conservar lo bonito que me dejaste… honrar la educación y los valores que me diste… tu crianza.   Porque a través de mi historia quienes te conocieron te recordarán.  Siempre se referirán a mi como: La hija de … y de esa forma, cada vez que logre algo o simplemente siga viviendo para contar historias… tu escencia y tu espíritu siguen existiendo en forma de recuerdo.  Aunque mucho cambió con tu partida, una cosa nunca va a cambiar mientras yo este viva… se acordarán de que ¡soy tu hija!   La hija de quien en vida se conoció como una valiente.  Y así concluye el aperitivo.

La joda es el plato principal… que si, que hay que reinventarse… que si, acepto la idea de apropiarme de mi historia, de lo que viví… ok listo, que encontré una motivación para hacerlo y lo serví de aperitivo… y me lo creo… ok listo, acepto el reto de seguir con el próximo paso… acepto iniciar este viaje… destino final:  una rutina reconstruida y sentirme feliz de postre.  El “Main curse”, lo grande, lo sustancioso y lo relevante.  ¿Cómo coños me lo cocino? ¿Y qué?  Esas eran las pregunta

Buscando responderme encontré estas palabras de Brené Brown, me dieron algunas ideas: “Uno de los retos más grandes de crecer a sido reconocer que yo no soy quien pensé debía ser, ó que no soy la persona que siempre me imaginé ser.”   Y eso, es verdad mamá…  Porque justo ahora, no soy quien debía ser… Me criaste para ser la mujer ejecutiva con un trabajo estable, económicamente independiente, altamente resistente, con los pantalones bien puestos y con voz de mando… empoderada, emprendedora y empresaria exitosa… En la realidad tengo alguito de eso, pero se perdió el resto.  Quien me imaginaba ser incluía lo de exitosa, profesional e independiente… plus: soltera, viajera, aventurera, des complicada, des apegada y un “espíritu libre”. Y resulta que… no soy todo eso… gran parte si que esta ahí y se manifiesta…  Bueno mamá como nos vamos a cocinar un cuento… de primeros en la lista de ingredientes tengo:  estoy huérfana de madre, estoy casada con un personaje maravilloso, un espíritu hermoso, noble y que ha mostrado valía enfrentando a mi lado el proceso difícil. Adicionar: estoy desempleada, soy ama de casa y soy económicamente dependiente, soy un inmigrante, soy estudiante aprendiendo un nuevo idioma, me complico la vida más de lo que pensaba, tengo apegos y justo ahora mi ego no se siente muy exitoso.  Empezamos con una parte de la receta para el “Main Curse” (principal)

La receta que me encontré y quiero aplicar para el “Main Curse”.  Me la encontré leyendo el libro Rising Strong. Me quiero cocinar algo que se llama: el periplo del héroe (The hero’s journey).    Si mama yo no puedo vivir sin echarme un cuento… no va a ser tal cual porque es un cuento… pero al menos basarme en el concepto para montarme algo… como una receta… que me sirva para motivarme, quede bien con plan que tengo y de acuerdo al mapa que pinte. ¡Ok! Puedes decir que es l cuento que me monte para motivarme.

Primero mamá, el periplo del héroe es un término acuñado por un estudiado y antropólogo (J. Campbell) para definir el modelo de muchos relatos heroicos.

… te puedo escuchar diciendo: ¡ahora con que va a salir! Se va a disfrazar de héroe épico de Omero, Moisés o Aladdín… Lo que funcione mamá, para salir de está joda dolorosa…  El personaje se lanza a la aventura desde su mundo cotidiano a regiones que ofrecen algún tipo de maravilla (Ej: irse a vivir a otro país y superar un duelo); luego tropieza con fuerzas fabulosas, enfrenta el miedo a lo desconocido, el sufrimiento, la muerte del yo, el dolor de la pérdida; debe pasar por una metamorfosis y acaba obteniendo una victoria o algo valioso para él.  … y si miramos para atrás lo vivido durante tu enfermedad, el cáncer y luego tu muerte creo que hemos pasado por algunos de esos…   Luego el personaje regresa de esta gran aventura con conocimiento, un don o algo valioso y le da poder de ayudar u otorgar favores a sus semejantes. … y en ese final esta mi esperanza… ​ Las fases se pueden resumir en:  el llamado al ajuste de cuentas, el estruendo y la revolución (etapa final la llaman la resurrección)

Si revisas lo que ya he escrito y vivido, creo que lo del ajuste de cuentas ya pasó, el aperitivo.   El estruendo fue con el que empezamos a cocinar la receta, deberíamos continuar hacia la revolución… Para la preparación, según los textos se necesita:

  • Haber aceptado la muerte del yo previo y disposición a la metamorfosis (de la persona). Implica aprender cosas nuevas y olvidarse de actitudes fijas del pasado, cambiar patrones de comportamiento o confrontar paradigmas.
  • Haber pasado por un periodo de marinado (descanso) Después de tragarnos todo lo que creíamos debíamos ser, creíamos ser o teníamos que… eso lo llaman la muerte de “YO” psicológico (cascarle al ego),  Nos marinamos en sentimientos de: humildad, resignación, liberación, introspección, amor divino, espiritualidad, compasión, felicidad de los pequeños detalles y esperanza… Obtenemos un elemento descansado, en paz y sensación de motivación o plenitud.
  • Amasar y mezclar para luego dejar enriquecer la masa. Pasar por pruebas y pruebas, restricciones, frustraciones como si la vida te amasara.  En las cuales puedes fallar al comienzo o sentir miedo, pero vuelves a intentar… hasta que aprendes a hacerlo mejor.  Identificar las habilidades que debes aprender seguido de hacerlo y aceptar lo que la vida te enseña.
  • Con que lo vamos a condimentar… Aliados y enemigos, siempre hay alguien que le sale hacer de tutor o que quiere darte ideas positivas/útiles. Se encuentra un guía, un condimento, acepta solo aquello que te haga mejor persona…    Y quita o aleja lo que pueda estropearte como persona, cualquier condimento que dañe el sabor a insoportable o a otra cosa.  Evita la tentación de poner más de lo necesario o de poner menos por facilismo, agradar a otros no siempre sabe bien…
  • Pruebas para ver si esta quedando bien y tiene consistencia. Si te gusta lo que has creado y podrías decir que te sabe bien.  En esta pregunta si: huele bien, sabe bien, tiene forma… eso te dicen que va quedando bien… Lo has logrado algo y lo has conseguido.  Lo llaman conseguir el don, el conocimiento o algo valioso.
  • Ahora lo debes servir y ponerlo en el plato… presentarlo y compartirlo. Lo llaman el regreso.  Necesitas ayudas o medios para iniciar esa nueva vida para la cual te has preparado. Como que necesitas platos, y cucharas, y la mesa para servir… Identifícalos, contáctalos o tocar las puertas que debes tocar, invita a quien debas invitar y comparte tu historia.

Listo mamá así vamos a cocinar el principal, el resultado de la receta será algo que podremos describir como… una mujer feliz, sanando y en paz consigo misma.   Servimos la mujer que quiero ser, una mujer feliz con su vida y creando día a día su historia.  Viviendo su presente como esposa y ama de casa, gerente de su casa, sintiéndose exitosa por aprender a cocinar, emprendedora en la adaptación al país foráneo, ambiciosa por conseguir 3 idiomas, aventurera iniciando la búsqueda de trabajo, innovadora para poder trabajar en lo que no se imaginaba y honrando la memoria de su mamá a través de su existencia con su historia.

AHHH que rico huele el cocido que nos inventamos con esta receta mamá! La verdad que me gusta y me sabe delicioso…

Me preguntaras que vamos a servir de postre … Um… la dulzura, frescura, simple hermosura de unas fresas con Nata… porque así se siente la felicidad de ir sanando.

“Sigue tu dicha, tu paz … tu voz interior y el universo abrirá puertas donde solo había paredes”. J. Campell. The Hero’s Journey.   

 

 

Libre y Revuelto

Letters to God/ Mis Cartas a Dios

“#Vipassana meditation teaches that grief and nuisance are inevitable in this life, but if you can plant yourself in stillness long enough, you will, in time, experience the truth that everything (both uncomfortable and lovely) does eventually pass”. Elizabeth Gilbert – “Eat, Pray, Love” Empiezo con esta cita porque me atrae la práctica de meditar… Sigue leyendo Letters to God/ Mis Cartas a Dios

Libre y Revuelto

Mi momento Rauti en la batalla!

Algunas tribus de la polinesia cuando van a la guerra tienen a un “gurú” le llaman Rauti. Su función es mantener el fuego del coraje y la motivación de los guerreros, cantando poemas y recordándoles su linaje, que los hace quienes son y de donde vienen. El momento de Rauti : “Give forth all your… Sigue leyendo Mi momento Rauti en la batalla!