De Vuelta

Aceptando el regreso y sonriendo

Hace 4 años estaba alistando mis maletas, entregando mi cargo, renunciando a una de las 100 compañías importantes en este país, empacando y dejando asuntos. Para iniciar un viaje de estudios y principalmente una experiencia de vida. Sin el apoyo de mi familia no hubiera sido posible, deje tras de mi muchas cosas valiosas materialmente, invertí y gaste todo el dinero que había ahorrado. Ahora que estoy de regreso y debo volver a empezar de nuevo, miro atrás y conecto puntos, debía ser así. Cuando me fui de Bogotá tenía un vacío en la mitad del pecho, la sensación de soledad y la insatisfacción era grande. Hoy de vuelta en Bogotá me siento feliz, los defectos de la ciudad siguen ahí pero aprendí a sonrreir por nada, esta vuelta siento que me acojen amigos, que me acompañan y mi familia me recibe, la sensación de insatisfacción no la sentí. Hay un nuevo reto por vivir y me siento como de 29 otra vez.

Look up Rumi’s poem ‘the Guest House’ read it reflectively and see if you can accept your visitors, invite them in with awareness, welcoming all.